Corrales de Comedias traslada el Corral de Comedias de Almagro a Xátiva

Los días 10 y 11 de febrero, Corrales de Comedias Teatro viaja a Xátiva (Valencia), con los Entremeses de Cervantes, dirigidos por J.MAÑÓN. En el reparto: Gema Baos, Covadonga Calderón, Manuel Chaves, Antonio León y Vicente Nové.

El Gran Teatro de Xátiva (Valencia) acogerá a nuestra compañía con tres funciones. El día 10, a las 10 y a las 12h ofrecerán representación para estudiantes. Y el día 11 a las 20:30h para el público general. Las entradas pueden adquiriste en este LINK.

Estas jornadas, llevan celebrándose diez años. Jornadas en las que se traslada la escenografía del Corral de Comedias de Almagro a escala 1:1 que acerca este espacio arquitectónico y teatral a la ciudad valenciana.

EL ESPECTÁCULO

Se abrirá con el primer acto “EL ÚLTIMO CORRAL”, creación y dirección de Javier Mañón, en el que nuestra garnacha de bufones hará una explicación de los orígenes del teatro y del Corral de Comedias de Almagro.

A continuación, los Entremeses de Cervantes “LA GUARDA CUIDADOSA” y “LA CUEVA DE SALAMANCA”.

La guarda cuidadosa.
Un soldado y un sacristán se disputan los favores de una joven fregona. El soldado, viejo y roto, le guarda la calle a la criada para espantarle a todos los pretendientes inoportunos. Por allí pasará un lamparilla pidiendo para la lámpara de aceite, un mozo vendiendo pasamanería, un zapatero que viene a traer unos chapines para la joven… A todos los espanta. Aparece el amo de casa con quien también se dispone a reñir el soldado porque no lo deja entrar. Llega el sacristán decidido a pasar a la casa, lo que provoca que los tres se enzarcen… Al final, y con la intervención de la señora, la moza decidirá irse con el sacristán como partido más seguro.

La cueva de Salamanca.
Leonarda y Cristina, señora y criada, despiden al señor de la casa (Pancracio) ya que éste se marcha a la boda de su hermana y estará cinco días fuera de casa. Aprovechando la ausencia del marido, invitan esos días a sus amantes, el sacristán y el barbero, a pasarlos en casa comiendo, bebiendo y solazándose. Antes que lleguen éstos, entra en la  casa un estudiante pidiendo albergue. La señora pone reparos pero la criada la convence de tenerlo en casa, porque así les ayudará en las tareas mientras ella disfruta con sus amantes.
Tras una pequeña trifulca, al ver los amantes la presencia del estudiante, se deciden a iniciar la fiesta, cuando aparece a la puerta de la casa el marido que, al romperse una rueda del carro, decide volver a su casa. El estudiante toma la iniciativa y hace creer a Pancracio que él con un hechizo puede hacer aparecer demonios. Los amantes, escondidos en la carbonera se disfrazan de tales, creyendo Pancracio que son tales, teniendo lugar un final feliz.

Deja una respuesta